domingo, 4 de marzo de 2012

Pan milagro en bolsa de asar.

Mamá, hoy tenemos que hacer pan, mamaá hoy tenemos que hacer pan, mamaaaaaá hoy tenemos que hacer paaaaaannnnnnn.....y así durante las dos horas después del almuerzo....y es que a Candela no hay cosa que le guste más que el pan caserito calentito y a mi no hay cosa que me desespere más que tener que esperar los tiempos del reposo para la masa.



Pero hay un antes y un después en la elaboración del pan casero después de leer la receta del pan milagro en el blog de Velocidad cuchara, reconozco que la hice con total desconfianza, pensé que iba a quedar totalmente chicloso y blandengue....No más lejos de la realidad... ES UN PAN DE CORTEZA CRIJIENTE, TOSTADITA Y UNA MIGA ESPECTACULAR....tomad nota porque es totalmente aconsejable y su elaboración nos lleva sólo los 30 minutos de horneado...NADA MÁS.




Ingredientes:  

- 310 gr de harina de fuerza.
- 175 cc de agua.
- 20 cc de aceite.
- 15 gr de levadura fresca.
- 1 cucharadita pequeña de sal.




Preparación:

Ponemos en el vaso de la thermomix, el agua, el aceite y la levadura, programamos 2 min/37º/vel.2.
Agregamos la harina y la cucharita de sal, mezclamos 10sg/vel. 6.
Programamos 2 min/vaso cerrado/vel espiga; la masa tiene que quedar despegada de las paredes del vaso, si quedase pegajosa habría que añadir algo más de harina, hasta que esté manejable.
Nos ponemos harina en las manos y en la mesa donde vayamos a poner la masa; le damos forma redonda , le hacemos unos cortes en la parte de arriba y la pincelamos con aceite y espolvoreamos con harina para darle al pan un toque rústico.
Introducimos la masa en la bolsa de asar (la podeis encontrar en cualquier supermercado, yo utilizo las de Mercadona); espolvoreamos la superficie con agua para asegurarnos que la corteza nos va a quedar muy crujientita y cerramos la bolsa con el plastiquito que trae lo más al extremo posible, porque el pan nos va a crecer mucho y le tenemos que dejar espacio.
Hacemos dos pequeños agujeritos en la bolsa para que no explote.
No hace falta haber precalentado el horno (otra ventaja), lo introducimos en la parte más baja del horno y lo horneamos durante 30 minutos a 200º.
Una vez horneado lo sacamos, retiramos la bolsa (cuidado que es como las palomitas, que el vapor quema) y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.




Bueno, el mío no se enfrió mucho, mi family empezó a cortar rebanadas y a untarle mantequilla, fue todo un éxito.
¡Ah!, en la primera foto veis al lado de la hogaza grande una pequeñita, es la que hizo Candela.

6 comentarios:

  1. que bueno!!! pues si que es milagroso que salga así y sin tener que esperar. Me lo apunto y lo hago fijo!!
    Feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increíble lo bueno que sale.

      Eliminar
    2. Pero no necesita fermentar, ni reposar la masa antes de meter en la bolsa y al horno? Confírmamelo porque me da la impresión que algo se me escapa de la receta.
      Gracias por esas ideas tan geniales que publicas y por lo mucho que nos motivas a "coger el cucharón" y a disfrutarlo,a mí, al menos, se me contagia tu entusiasmo por hacer nuevas recetas, si tienes alguna baja en calorias también se aceptan. Un beso

      Eliminar
    3. Pues eso es lo milagroso de este pan Natalia, que aunque parezca increible no tiene que reposar la masa ni un sólo minuto, ni fermentación ni nada, tal comop lo dicen las instrucciones de elaboración, verás que rico sale, ya me cuentas y muchísimas gracias por tus comentarios.Besitos.

      Eliminar
  2. La hogaza pequeñita me hecho una gracia enorme!! Tienes toda una artista en casa jejejejeje. El pan te ha quedado estupendo, y si además te ahorras los tiempos infinitos de levado, (que a mi también me desesperan), pues qué mas se puede pedir??
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Rebeca es mi pequeño saltamontes, jajjaja

      Eliminar